Taha'a, en el reino de la vainilla

experiencia gourmet
Taha'a, en el reino de la vainilla

Si Raiatea, la vecina con quien comparte la laguna, es sagrada, Taha'a, por su parte, es una isla con aroma... de vainilla, cultivada aquí desde el siglo XIX.

Entre las islas Bajo el Viento, Taha'a exhala aromas de vainilla, efluvios huidos de las muchas plantaciones donde se practica el «matrimonio» de flores. Esta operación de nombre poético conlleva un manejo delicado y esencial: para convertirse en vaina, la flor de vainilla, que no puede autopolinizarse, necesita de la intervención divina. Un insecto polinizador y será el fruto del azar. La mano del hombre y se convierte en todo un arte. El hombre, que antes de poder aplicar la técnica de fecundación artificial, tuvo la idea de importar esta orquídea de Centroamérica a las islas de la Polinesia, a mediados del siglo XIX.

Aparece una subespecie, la Vanilla tahitensis, especia muy apreciada por los gurmés. Taha'a produce el 80 % de las cosechas polinesia y muchas vainilleras abren sus puertas para mostrarle su saber hacer, desde la polinización hasta el secado de las vainas al sol. Taha'a no ha robado precisamente su apodo de «isla vainilla».