Fakarava, acuario absoluto

evasión
Fakarava, acuario absoluto

La laguna de la isla del archipiélago de Tuamotu está clasificada como reserva de la biosfera por la Unesco para salvaguardar la riqueza de la flora y la fauna terrestre y marina.

Desde 2006, Fakarava y un puñado de atolones vecinos pertenecen al patrimonio mundial de las reservas naturales de la biosfera, catalogada por la UNESCO. Se compone de motus, lenguas de arena, blanca e incluso rosa en algunos lugares, que se extienden en la inmensidad del Pacífico, bordeadas por una laguna digna de los más bellos acuarios.

Los amantes de la naturaleza bendicen la magnificencia de Fakarava, tanto en tierra como bajo el agua. Poco frecuentada por los turistas, incluso aunque un tal Henri Matisse la visitó en la década de 1930, la isla alberga especialmente aves, tortugas, crustáceos y peces, a menudo endémicos y raros, como árboles y plantas que crecen en un ambiente sin contaminación. Buceadores de todos los niveles vienen a admirar el esplendor del mundo submarino; los más experimentados se aventuran en el paso Garuae, de más de un kilómetro y medio, densamente poblado por corales de colores, peces ballesta, tiburones y rayas majestuosas.